Dentro de la base militar rusa en el corazón de las ambiciones árticas de Putin

0
46

(CNN) — Seis zonas horarias al este de Moscú, en el paisaje helado de las islas de Nueva Siberia, se está cocinando una nueva carrera militar.

MIRA: Las hipótesis sobre las intenciones de Rusia tras enviar dos aviones con personal militar a Venezuela

La base militar de Northern Clover, en Kotelny Island, es uno de los puestos militares más nuevos de Rusia, en uno de los entornos más severos del planeta. El complejo en forma de trébol, pintado en el esquema del tricolor ruso, está construido para albergar hasta 250 militares, y cuenta con suficientes suministros para que sobrevivan y operen durante más de un año, sin la ayuda del mundo exterior.

Situado en un vasto paisaje de blanco deslumbrante sobre el Círculo Polar Ártico, la base de Kotelny está más cerca de Alaska que de Moscú. Es una de las tres nuevas bases rusas por encima del paralelo 75, parte de un gran impulso del presidente de Rusia, Vladimir Putin, para ejercitar el músculo militar de su país en su enorme costa del Ártico. El ejército ruso dice que ha construido 475 sitios militares en los últimos seis años, que abarcan desde la frontera occidental del país con las fronteras de la OTAN, hasta el Estrecho de Bering, en el este.

LEE: Los militares rusos se quedarán en Venezuela “el tiempo que sea necesario”, dice la Cancillería de Rusia

La Flota del Norte de Rusia se trasladó a la base en 2016. Allí, el personal militar no tiene que enfrentar el duro clima ártico a menos de que esté de servicio. La base de “ciclo cerrado” tiene sus bloques residenciales y de operaciones interconectados, y el único edificio independiente es una pequeña capilla ortodoxa a unos 20 metros del corazón de la base.

“Nuestra base realiza el control por radar, controla el espacio aéreo, asegura la Ruta del Mar del Norte y elimina los daños al medio ambiente“, dijo el comandante Vladimir Pasechnik, comandante del grupo táctico Northern Clover, en la isla Kotelny.

La base ya está equipada con sistemas de misiles de defensa costeros y sistemas de misiles tierra-aire Pantsir adaptados al Ártico, capaces de operar en temperaturas tan bajas como -50 grados centígrados. Además, permitirá reforzar los planes militares rusos en sus posiciones en el Ártico, probando una versión “polar” de los sistemas antiaéreos S-400 y poniendo defensas aéreas adicionales en una base aérea continental cercana.

Este lugar tiene la clara misión de proteger los intereses rusos en un área que se está convirtiendo rápidamente en un punto de acceso geopolítico entre los países que reclaman los territorios del Ártico. Rusia tiene cerca del 50% del total de la costa del Ártico, y una licitación pendiente con las Naciones Unidas para reclamar cerca de 1,2 millones de kilómetros cuadrados más de la plataforma ártica.

La ruta del Mar del Norte

La carrera por el Ártico se está calentando, porque se espera que las enormes reservas de petróleo y gas de la región se vuelvan más accesibles a medida que el cambio climático acelere la tasa de deshielo.

Putin describió al Ártico como “la región más importante que proporcionará para el futuro de Rusia” y creó un nuevo Ministerio para el Lejano Oriente y el Desarrollo Ártico. En un decreto presidencial emitido poco después de su inauguración en 2018, Putin ordenó multiplicar por diez el tráfico marítimo a través de la Ruta del Mar del Norte para 2024.

MIRA: Rusia hará “todo lo posible” para evitar intervención militar de EE.UU. en Venezuela

Rusia también está restringiendo su control sobre la Ruta del Mar del Norte, que está incluida en la Zona Económica Exclusiva de Rusia y el tiempo de envío de Europa a Asia en 40%, en comparación con la ruta del Canal de Suez. Este mes, Moscú anunció que los barcos extranjeros que transitan deberían enviar un aviso de 45 días, llevar un piloto ruso a bordo y pagar tarifas de tránsito más altas.

La carrera rusa hacia el Ártico depende en gran medida de la inversión china, y el envío por vía rápida a través de la Ruta del Mar del Norte es especialmente atractivo para Beijing. Hoy, China es el mayor cliente de Moscú para los envíos de la ruta del Mar del Norte: Rusia envió cisternas de gas natural licuado a China a través de las aguas del Ártico por primera vez en julio de 2018, y en ese otoño prestó rompehielos rusos para escoltar un convoy de buques de carga chinos a Europa.

La mayoría de los barcos que pasan por la Ruta del Mar del Norte corren el riesgo de quedar varados en un hielo espeso y requieren un rompehielos para guiarlos a través de las aguas del Ártico. Rusia es actualmente el único país con una flota de rompehielos nucleares en operación. Sin embargo, eso podría cambiar pronto: China anunció el mes pasado que planea construir su propio rompehielos de propulsión nuclear para cambiar su estatus de “estado cercano al Ártico”.

Estados Unidos lo está viendo

El gobierno de Estados Unidos está tomando nota de la actividad de Rusia en el norte. Washington ha visto una discusión reciente sobre la necesidad de avanzar en su propia estrategia del Ártico, y la Guardia Costera de EE. UU. está teniendo como prioridad de financiación el adquirir un nuevo rompehielos.

LEE: Los glaciares derretidos en el Ártico canadiense revelan paisajes que no se han visto en 40.000 años

“Creo que finalmente estamos empezando a prestar atención”, dijo el almirante David W. Titley a CNN en una entrevista telefónica. “[El Ártico] fue básicamente ignorado en el último par de años. Pero nuestros rivales tienen planes serios con recursos serios para entender cómo operar allí. Así que como vemos ahora, diría que hay un cierto interés tardío de Estados Unidos.”

El año pasado, la OTAN realizó los simulacros conocidos como Trident Juncture con 40.000 soldados, su mayor ejercicio militar en Noruega en más de una década. En enero, el secretario de la Marina de Estados Unidos, Richard Spencer, dijo que la Marina está elaborando un plan para reabrir la base de Adak, en Alaska, y enviar barcos de superficie a las aguas del Ártico por primera vez en el verano.

Los rusos, a su vez, realizarán simulacros a gran escala este año. Los ejercicios Tsentr-2019 en los archipiélagos árticos de Novaya Zemlya y las islas de Nueva Siberia, incluirán lo que el ejército ruso llama “una prueba seria de las capacidades de batalla” de sus fuerzas árticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here