Inundaciones en el Sur: evacuados vuelven a sus casas, pero continúan en alerta

0
76

Los evacuados de la última inundación, que castigó a varios pueblos del sur tucumano, retornaron a su hogar. Eran alrededor de 150 familias de Alberdi y de Los Guayacanes, en cuyas viviendas el agua que desbordó de arroyos y acequias había alcanzado una altura considerable, luego de la torrencial lluvia del lunes pasado. Cientos de personas se autovacuaron también en La Madrid y en Río Chico, y se instalaron a orillas de las rutas 157 y 334.

Pese a que ayer mejoraron las condiciones climáticas, los anuncios de nuevas tormentas para anoche mantenían en máxima alerta a las familias.

“El miedo está latente porque somos familias muy golpeadas desde hace años por los anegamientos que producen los desmadres del Marapa. La creciente de 2017 fue muy dramática, perdimos casi todo y salvamos la vida de milagro”, resumió Camila Álvarez, de La Madrid. El comisionado comunal de esa localidad, Dardo Herrera, trató de llevar tranquilidad y aseguró que los trabajos de dragado y ensanche de un extenso tramo del Marapa están dando resultados.

En Sud de Trejo e Ichipuca, Graneros, los pobladores siguen aislados. Allí desbordó el arroyo Matazambi. La Municipalidad dijo que envió agua y alimentos a esas familias.

En Santa Ana la comuna trata de acondicionar los caminos de acceso a las distintas colonias que resultaron destruidos. Los pobladores de las Colonias 9 y 14 permanecían aislados. “Aquí se repite la historia de todos los años. Y es porque no se acondicionan las acequias y desagües que bajan del pie del monte. Los docentes que van a trabajar en el lugar sufren penurias tremendas cada vez que llueve”, afirmó Fiona Leone. “Mi madre es paciente oncológica y docente de la Colonia 9, y a veces tiene que ir hasta en las cajas de camionetas o en tractor para llegar a enseñar”, apuntó la joven.

En Rumi Punco

La localidad de Rumi Punco, en tanto, permaneció más de 24 horas sin luz ni agua. Recién ayer se restableció el servicio, gracias, en gran parte, a que la gente de la comuna colaboró en la tarea de levantar los postes que derribó el viento. Es lo que informó el comisionado comunal de ese lugar, Jorge Rodríguez. El pueblo, el lunes a la tarde, sufrió el paso de un violento tornado que derribó árboles y postes del servicio de electricidad e hizo volar los techos de chapas de la casa de cinco vecinos. No se registraron víctimas. Los damnificados, según se informó, ya fueron asistidos por la comuna y en general la situación se había normalizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here